5. Teachers are influencers

Hoy cierro el círculo con la última entrada de este diario, y retomando una idea que ya aparecía en la primera entrada, en la que hablaba de cómo los profesores se convierten, de manera inevitable, en influencias para sus alumnos y alumnas. Hace poco, en un proyecto de clase, uno de mis compañeros de máster publicó un post en Instagram (ue.innovaycambiaelmundo) en el que hablaba precisamente de esto, de cómo los profesores se pueden convertir en influencers, un término que está muy en boga últimamente y que la juventud entiende muy bien. Básicamente, tenemos que ser unos referentes de calidad.

Y esta idea, la de ser influencers, es mi conclusión final, de manera resumida. Todo apunta a la misma dirección, que me hace plantearme una pregunta: ¿cuál es mi misión como profesora? La respuesta más simple surge rápido: lograr que mis estudiantes aprendan el contenido de mi materia y que, por supuesto, aprueben.

¿Y ya está? No es poco, solo para conseguir eso ya es necesario mucho esfuerzo y dedicación, pero no es suficiente. No se trata únicamente de que aprendan inglés, o matemáticas, o ciencias. Se trata de que sean creativos, de que tengan una opinión, de que desarrollen un pensamiento crítico, y habilidades relacionadas con la resolución de problemas, el trabajo en equipo, la inteligencia emocional… Parece mucho, y resulta que hay más. Porque aún enseñándoles todo eso, no podría ser un referente, y mucho menos una influencer, si además no conectara con ellos, no compartiera momentos memorables, no les hiciera emocionarse, reflexionar, ir más allá.

Una de las cosas que he aprendido, especialmente a través del proyecto que comentaba antes en Instagram, y también en Twitter (@ueinnovaycambi1), es lo útil que puede resultar estar conectado en red con otros docentes y expertos en la educación. Aprender unos de otros y compartir ideas es un gran recurso que en el mundo tecnológico en el que vivimos resulta muy asequible. Tenemos que convertir nuestra labor docente en una investigación y experimentación permanente, no dejando nunca de leer, buscar información, aprender nuevas metodologías, dinámicas, estrategias, habilidades… Así, cada día de clase puede ser diferente y una oportunidad para empezar a cambiar el mundo.

cosmos-4112660_1920

Mi misión no es simplemente enseñar una asignatura, mi misión es infinita, como el cosmos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s