1. “Los alumnos aprenden de aquellos profesores a los que aman”

Hoy ha llegado a mí este artículo a través de una red social y me ha inspirado para comenzar este proyecto y para elegir como logo del blog una pluma dibujando un corazón, porque me ha hecho pensar que el pilar más fuerte y probablemente el más importante para ejercer la docencia es el amor. El amor por la profesión, el amor por la materia que se imparte y, sobre todo, el amor por nuestro alumnado.

Por Matías Loja

Cada vez que vista el país, el pedagogo español Miguel Ángel Santos Guerra se lleva consigo la gratitud de las maestras y maestros que asisten a sus charlas. Recoge anécdotas, felicitaciones pero sobre todo mucho agradecimiento por saberse reconocidos. Una inyección de ánimo para seguir andando. Por eso Santos Guerra decidió obsequiarles un libro llamado Un ramo de flores para los docentes del mundo (Homo Sapiens Ediciones). Un obsequio para reconocer la tarea de los educadores que, entiende, no suele ser bien valorada por los Estados y la sociedad. Y donde destaca que el afecto es un pilar del acto educativo. Porque “los alumnos aprenden de aquellos profesores a los que aman”.

Colores para enseñar

Un ramo de flores…“, la última obra de Santos Guerra, está dividida en capítulos que llevan el nombre de flores de colores. A cada una le asigna un significado: blancas de ilusión, amarillas de aprendizaje, rosas de compromiso, verdes de optimismo y rojas de dolor, entre otras. Pero también propone pensar en flores naranjas de amor. Una característica que se destaca frente a los discursos estrictamente utilitarios del proceso de enseñanza y aprendizaje.

Al respecto, recuerda que en un curso de formación docente en la universidad preguntó que mencionen quién y por qué había sido el profesor que los había marcado más en la vida. “Cuando puse en común las respuestas —recuerda el educador español—, todas iban por un mismo lado: porque me quería, me comprendía, me ayudaba, me escuchaba, era sensible, cercano. Ninguno dijo que era una biblioteca andante que se le caía el conocimiento cuando iba por los pasillos de la escuela. Entonces me pregunto si se tiene en cuenta eso en la formación y selección de los maestros y maestras. Porque se explora cuánto sabe de su área y nada en cómo es. Me parece que la dignidad moral y la cercanía son factores fundamentales.

—¿Cómo impacta en los objetivos de la escuela?

Pienso que la escuela tiene dos fines fundamentales: enseñar a pensar y a convivir. Cuando solo se focaliza en el aprendizaje de conocimientos y destrezas sin la dimensión moral y ética, se corre el peligro que el conocimiento que se adquiere en las instituciones pueda ser para dominar, explotar, engañar. Fueron ingenieros, médicos y enfermeras muy capacitadas en su oficio, los profesionales que diseñaron las cámaras de gas en la Segunda Guerra Mundial. Sabían muchísimo, pero sus víctimas maldijeron el día que habían aprendido tanto. No se puede confundir instrucción con educación. La educación tiene dos pilares, uno crítico y otro ético. Porque sino, a través de las escuelas y las universidades estaríamos convirtiendo a la sociedad en una selva sofisticada donde el más fuerte domina y destruye al más débil. A veces les pregunto qué quieren de sus alumnos. Me responden: que sean críticos, que aprendan a pensar y sean solidarios. ¿Y salen así o competitivos y agresivos? A veces se me asemejan las escuelas a los barcos en altamar, donde están todos ocupados, estresados, yendo y viniendo. Pero en un barco sin rumbo. Sería más conveniente ralentizar la marcha pero saber a dónde vamos y qué estamos consiguiendo. Yo digo que los alumnos aprenden de aquellos profesores a los que aman. Gabriela Mistral decía que si no eres capaz de amar no puedes dedicarte a esta profesión. Porque es de comunicación interpersonal. Y la comunicación interpersonal que salva es el amor. Por eso me parece tan importante seleccionar a las mejores personas y ciudadanos para la tarea. El que no vale para otra cosa no vale para ser un maestro.

—No que sea por descarte…

Eso me parece muy dañino y perjudicial. Porque en la medida que tengamos más mercenarios en las escuela tendremos una peor calidad de trabajo de esos profesionales. Pero con un añadido: tendremos a esos profesionales menos felices en la tarea, porque esta profesión no se puede realizar bien sin pasión. Cuando ha cedido a ella por motivos espurios o pedagógicamente pobres, como “de algo hay que vivir”, se vive con menos felicidad. No hay señal más clara de inteligencia que desarrollar las capacidades para ser felices y ser buenas personas. En la medida que estemos amargados tendremos no solamente la desdicha en nuestro interior, sino que haremos una tarea de peor calidad, porque la profesión docente es intrínsecamente optimista. Es tan consustancial el optimismo a la educación como mojarse para el que va a nadar. Sin optimismo podríamos ser buenos domadores pero nunca buenos educadores.

Haciendo click aquí puedes leer el artículo completo.

Es evidente que el profesorado ejerce una gran influencia sobre sus alumnos y alumnas, al fin y al cabo comparten mucho tiempo, pero ¿somos realmente conscientes de lo que esto significa? Un joven podría decidir dedicarse a la docencia gracias a un profesor inspirador, o decidir que quiere estudiar matemáticas porque tuvo un profesor de matemáticas magnífico que le impulsó a ello. Pero también podría rechazar de lleno todo lo relativo a una materia, por ejemplo la literatura, porque tuvo un profesor nefasto que le influyó de manera muy negativa, y por ello no querer tocar un libro el resto de su vida y sentir una permanente frustración en todo lo relacionado con el tema.

Como profesores y profesoras de idiomas, tenemos exactamente la misma responsabilidad. Podemos ayudar a nuestros estudiantes a enamorarse del inglés o a cogerle manía para siempre.

Mi propósito al iniciar este diario es, ya que inevitablemente me convertiré en una influencia para ellos, ser el mejor referente posible para inspirarles y motivarles. ¿Cómo? Espero que esta pregunta se vaya respondiendo por sí sola a lo largo de los próximos meses, con cada nueva entrada de este diario de aprendizaje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s